Respetar los ritmos

Últimamente estoy pasando por aquí cada dos semanas. Después de más de un año publicando religiosamente todos los viernes, he decidido bajar el ritmo.

Los últimos meses han sido bastante agotadores y estresantes así que he decidido respetarme y no meterme presión adicional. Así cuando me paso por aquí es porque realmente quiero contarles algo, no por cumplir con lo que me había marcado.

Comenzó el verano y comienza mi lucha interna entre la cabeza, que me empuja a trabajar para recuperar los meses de baja actividad, y mi cuerpo, que me pide descanso y desconexión. Así que estamos negociando un entente cordiale para llegar hasta mediados de agosto con la cartera llena y las pilas cargadas.

Esta claro que necesito activar el negocio, volver a coger la cámara y trabajar con nuevos clientes, pero también quiero desconectar todos los fines de semana haciendo planes en la isla con mi famlia. Necesitamos aire fresco, naturaleza y conexión. Porque al final la vida es esto: equilibrio. Y si no tengo el equilibrio entre mi vida personal y profesional no hay éxito.

Para mantener este delicado equilibrio necesito seguir manteniendo esos espacios que me ayudan a mantener mi cabeza en su sitio: mis paseos matutinos, mis lecturas en la cama, las comidas con mi familia, el no hacer nada de vez en cuando… Todas esas pequeñas cosas que dan sentido a la vida y al esfuerzo que dedicamos al trabajo.

Porque aunque me guste mi trabajo, que me encanta, también me encanta estar tumbada en una hamaca o dándome un baño en el mar. Y en verano estas tentaciones están más presentes.

El tema playa este año no lo llevo muy bien de momento. El tener que planificar horarios y pedir hora para ir la verdad es que me quita las ganas. ¡Adiós espontaneidad!

Habrá que ir adaptándose a ir a la playa con mascarilla y cita previa. Supongo que al final me acostumbraré.

Este verano va a ser raro, diferente, pero no por ello tiene que ser un mal verano. Todo lo contrario. Creo que la situación nos hace valorar más lo que tenemos aquí y nos permitirá disfrutarlo. Yo ya andaba rumiando hace un par de años la idea de conocer a fondo la isla y disfrutarla como cuando uno viaja, pero viajando sin salir de la isla: con curiosidad, haciendo cosas que te saquen de la zona de confort, probando cosas nuestras, descubriendo lugares diferentes… Ese es mi objetivo para las próximas semanas: explorar la isla los fines de semana, de norte a sur, este a oeste para redescubrir todos esos sitios de los que ni me acuerdo o en los que nunca he estado. Ya habrá tiempo de estar en casa!!

Nuestro redescubrimiento de Tenerife comenzó a principios de Junio con una excursión en kayak a Los Gigantes para hacer un post para el blog de Canarias Viaja. Fuimos en familia y pasamos un día estupendo. Nos dimos nuestro primer baño de mar, ¡reconfortante!, y volvimos a casa relajaditos y felices. Y es que no se necesita mucho más para ser feliz. Mar, bosques magníficos, un bocadillo de tortilla, una cervecita Dorada y tenemos el día hecho.

Les animo a que respeten sus ritmos y disfruten este verano de lo que tienen alrededor. Es tiempo de vivir al aire libre, de cargar las pilas. Nos lo hemos ganado.

Gracias por haber llegado hasta aquí. Si te ha gusta este post, regálame un me gusta y si deseas seguir recibiendo mis publicaciones, subscríbete a mi lista y así no te perderás ninguna de mis novedades. ¡Prometo traer siempre un poco de inspiración y luz a tu buzón!

¡Y no te olvides de dejarme un comentario para que sigamos aprendiendo junt@s!

Y recuerda, ¡la vida es un viaje! Disfrutémosla cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s